martes, 21 de julio de 2009

Mamita

Existe un ser que (hoy día) despierta profundamente mi indignación, y me genera ganas de pegarle unas cuantas bofetadas, sin parar, a ver si de una vez reacciona, mira a sus costados, comprueba la existencia de otras personas y deja un poco de ser tan monotemática.

Esa persona es la mamá primeriza.
Ya desde el embarazo le enferman a una la cabeza, con cada nuevo síntoma (por pequeñísima que sea) que van sintiendo. Todo deben exteriorizarlo y compartirlo, con un auditorio colmado e impaciente ( o sea, yo). Si tiene antojos, es un acontecimiento que no posee parámetros de comparación, las nauseas son tema obligado de cada llamada, los pies hinchados, cuántos milímetros creció la panza de un día hacia otro.

Por supuesto, todo este período se ve acompañado de la intriga del sexo!! ¿Qué será? cuánto tiempo falta para que podamos saberlo (y publicarlo, en el noticiero del 13, mínimo). Nombres, nombres y más nombres, ropa, decoración. Cochecitos (sí, te vas a fumar los 15 modelos que vio, descriptos por teléfono, uno por uno hasta llegar a la simple conclusión de que en realidad todavía falta ir a ver otros.) Una serie de consejos de tías de tías, de amigos de amigos, de alguna abuela perdida. Consejos que a vos (por supuesto) no te interesan porque no tenés hijos, pero que escuchás, atentamente, sonriendo y asintiendo como si de verdad el bebé fuera a tomarte un examen al momento de nacer. (sí, a vos).

Todo esto podríamos superarlo, e incluso acompañarlo poniendo un poco de onda, metiéndonos en el rol, rol de estar viviendo ese acontecimiento inigualable como si de verdad fuera un suceso personal. (y confieso que algunos días hasta puede llegar a disfrutarse).

Pero lo que sigue, de verdad es insostenible. Nadie posee tanta paciencia en el mundo, y claramente, yo menos. Nace el bebé, y el mundo se desvanece. No importa nada más (a vos sí, claro, que seguís laburando, estudiando, y a veces cuando tenés un rato tratás de vivir un poquito nomás) que escuchar el relato de la nueva mamá, minuto a mi nuto, de la vida de su pequeño retoño. Las conversaciones girarán en torno a él, si comió, si lloró, si hizo caca, cómo fue esa caca, si tiene gases, si no los tuvo, si crece el pelo, si hay que ir al pediatra, si duerme solito o todavía no lo pueden sacar de la cama porque les da pena y lo extrañan, lo lindo que es, la cantidad de viejas que la paran en la calle para apreciar atentamente tamaña belleza.

No importa nada más, lo que a vos te suceda, la amistad que pudiste tener ahí se ve esfumada, desvanecida, teñida de chupetes, risitas por teléfono, interrupciones para escuchar el ruidito que hace cuando duerme. No se te ocurra comer, porque sin ningún tipo de reparo va a contarte sobre los gases, los vómitos, o la caca, que hoy no está tan líquida como ayer pero todavía es un poco flojita. Acostumbrate a ver tetas, así de una, quizás de verdad no querías conocer las tetas de tu amiga, pero ahí están en el medio de tu living, alimentando al pequeño que succiona dezaforadamente. Mientras, vas a tener que conversar, como si nada sucediera.

Al parecer esto de ser madre viene como con un superpoder: el egocentrismo total y absoluto, y la impunidad para todo lo que se les ocurra.


Y de verdad, no me digan que cuando sea madre voy a entender, y que es una sensación única, un momento increible y bla bla bla, primero porque ya se todo eso, y sin embargo creo que uno nunca debe olvidar que es lindo guardarse cosas para uno mismo, que nunca fue tan necesario compartirlo TODO. Y que los que existían, seguimos existiendo!!

He dicho

¬¬

14 comentarios:

  1. Coincido que el gran problema está en el monotematismo..

    ResponderEliminar
  2. tranqui, ya te va a pasar. o finalmente te acostumbras. seran 2 años como mucho!

    ResponderEliminar
  3. en busca del: es que sí, un poquito no jode. Pero dame un respiro querida mamá!

    Leila: :S dos años?! uf!!

    ResponderEliminar
  4. Soy madre, y juro que no lo entiendo aún. Tuve mi hija, que ya tiene 8 añitos, y cuando veia a mis amigas quería hablar de ropa, programas, sus novios o sus aventurillas pasajeras... quería algo que me acercara a la realidad del mundo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Una de mis alumnas tuvo una nena hace casi un año. Y una vez me dijo "a mí siempre me decían que cuando te convertís en madre hablás todo el tiempo de pañaes y caca, no lo podés evitar, pero yo no voy a ser así después que tenga a Romi". Y el otro día fui a la casa y uno de los temas de conversación fue, precisamente, la caquita de Romi.
    Se lo hice notar y nos cagamos de risa. Me dijo "todas decimos que no lo vamos a hacer, pero después, es inevitable".

    ResponderEliminar
  6. Y existen las madres como la mia, que de cuando en vez, en alguna de esas cosas que nosotros los hijos hacemos para hincharle un poco las pelotas, nos salen con la frasesita de:
    "me haces eso a mi, a tu madre.. a la que te pario con dolor!".

    jaja.
    Pero hay que entenderlas.
    Ser madre, (en el combo completo) viene con un manual de dramatismo muchisimo peor que película hindú de los 80s..)

    un saludote

    ResponderEliminar
  7. Soliaria: me das esperanza! Yo pienso que no voy a ser de esas madres, y vos venís a confirmar que existe gente así! Gracias!! POsta!

    Agus: Ojalá no me convierta en eso. Por dios, que me peguen un tiro si alguna vez soy asi!

    PEPE: jajaj sí, mucho drama para las madres! POr qué no bajarán un cambio!

    ResponderEliminar
  8. Ayyyy Diossss! Indignada: si no te lo bancás ahora, no te los vas a bancar nunca (jamás de los jamases!). Yo tuve un hijo cuando estaba por terminar la secundaria... no te puedo explicar cuántas veces tuve que soportar esas charlas monotemáticas, tocadas de panza (loca, es MI panza, qué tocas?!), que si tenés antojos, que si no...
    Ah... y después cuando nacen... agarrate, catalina! Y si tenés amigas/primas/oloquesea que también sean madres o vayan a serlo: PEOR!!!
    Sí, bárbaro, tenemos hijos. Pero no es necesario taaanto!

    ResponderEliminar
  9. Creo que peor que una madre primeriza, es la amiga de dicha madre que, por haber tenido un crío sólo unas semanas antes, se piensa que tiene todas las postas... onda: "claro, la mía la primer semana también hacía caca verdecita, pero vas a ver que la semana que viene ya va a tener un poquito más de concistencia. Si llora mucho a la noche vos haceme caso a mí (que como ya pasé por esa me convertí en la mejor mamá del mundo, no como vos, que tu intento de crianza deja mucho que desear) y cantale una canción de sergio denis. La mía se queda requete dormida después de eso"

    ResponderEliminar
  10. http://berteolate.blogspot.com/

    El blog que Mirtha lee antes de todos sus almuerzos aunque no pruebe bocado!

    http://berteolate.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Nina: Me siento comprendida! Gracias por tanto!!

    Juliana: Tenés razón, sabés que no lo había pensado? la "madre experiencia" es incluso peor que la primeriza!

    Zoso: Intrigante! Ya veremos

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo!
    Lo más raro es que esa misma mina que le daba asco una boludez de repente no tiene reparo en contarte la caca, los mocos, los gases...

    Y cosa que me molesta es cómo le hablan a los bebés. O sea, es chiquito pero no boludo! Si no te entiende no te va a entender de todas formas, aunque le hables como idiota.

    ResponderEliminar
  13. El penultimo parrafo es un manifiesto!

    ResponderEliminar
  14. Si! si! si!
    Hasta que por fin alguien me entiende!
    Totalmente cierto, y eso que aún no empieza la época de chillidos a toda hora y engreimientos (fruto del egocentrismo mediático de la corta vida del retoño) y tú sólo quieres gritar: llamen a Herodes!!!

    En fin, que te entiendo, paciencia... y mientras tanto, no hagas bulla con el teclado que se puede despertar XDD

    Volveré, me encantó!

    ResponderEliminar